Design Thinking: qué es y cómo funciona

desing-trinking-que-es-y-como-funciona

Hacer realidad tus ideas y proyectos de negocio puede representar un gran reto si no conoces la metodologías y técnicas adecuadas. Por eso, en este artículo queremos que conozcas qué es el Design Thinking y cómo funciona. 

El Design Thinking es una metodología que sirve para identificar problemas, y a su vez, ideas innovadoras y creativas que puedan solucionarlos.

Desde su invención en los años 70’s, esta herramienta creativa ha tenido un fuerte protagonismo en equipos de diseño de productos,  espacios de formación para emprendedores y departamentos de marketing.

A continuación, te explicaremos con mayor detalle a que se refiere esta metodología y por supuesto, cuáles son los pilares y etapa que la componen.

¿Qué es el Design Thinking?

El Design Thinking es una metodología para generar ideas innovadoras. Se centra en entender y dar solución a las necesidades reales de un conjunto de usuarios que haya sido previamente identificado.

Proviene de la forma en la que trabajan los diseñadores de productos, softwares y proyectos arquitectónicos, de ahí su nombre, el cual en español se traduce de forma literal como “Pensamiento de Diseño”.

Sin embargo, es preferible comprender el término como  “La forma en la que piensan los diseñadores”.

Tim Brown (Director ejecutivo de IDEO: empresa pionera de esta metodología) define al Design Thinking  como: 

“Una disciplina que usa la sensibilidad y métodos de los diseñadores para hacer coincidir las necesidades de las personas con lo que es tecnológicamente factible y con lo que una estrategia viable de negocios puede convertir en valor para el cliente, así como en una gran oportunidad para el mercado”

En este sentido, el Design Thinking consiste en trasladar elementos estratégicos y prácticos de las metodologías usadas por los diseñadores de productos y proyectos arquitectónicos  al mundo del emprendimiento y la innovación  para solucionar problemas y satisfacer las necesidades de públicos objetivos o segmentos de mercados.

Los negocios que tienen éxito son precisamente aquellos que tienen equipos que cuentan con la capacidad para entender las necesidades de los clientes y crear soluciones y herramientas apropiadas para ayudarlos a realizar sus tareas diarias.

Es así como una de las características más importante de la metodología Design Thinking es que está centrada en el usuario y en solucionar los problemas que este posee en su entorno, partiendo de ideas innovadoras. 

¿Cómo funciona el Design Thinking?

El Design Thinking funciona a través de una metodología que se compone principalmente de cinco etapas. 

Cabe destacar que puedes avanzar o retroceder a lo largo de estas etapas las veces que lo consideres necesario, hasta que puedas lograr los resultados que quieres. 

 Las etapas de esta metodología para emprendedores son:

metodologia-design-thinking.

1. Empatía

La metodología de Design Thinking comienza con una profunda comprensión de las necesidades de los usuarios. 

En esta primera etapa, debes colocarte en los zapatos de tus prospectos  y, a través de la empatía, entender su entorno y problemas con el objetivo de encontrar una solución apropiada y consecuente con sus realidades.

Empezar desde la empatía es una de las cualidades más importantes de esta metodología, porque así garantizas la utilidad y el impacto de la idea que quieres materializar.  

Ocurre que es muy común que los problemas se piensen desde una perspectiva técnica, por lo que el Design thinking te ayuda a poner en el centro a las personas y partir desde una visión más humana.

En este sentido, te recomendamos elaborar el siguiente mapa de empatía:

mapa-de-la-empatia

2. Definición

En la etapa de definición debes escribir y expresar con mayor especificidad toda la información que recopilaste en la etapa anterior.

Debes poner sobre la mesa las respuestas del mapa de empatía, analizar los resultados e identificar los problemas y las necesidades latentes en la vida de tus prospectos. Sobre todo, aquellos problemas que consideres que, desde la creación de tu producto, puedes contribuir a solucionar.

Es importante que tu elección dependa de comprender aquellas soluciones que realmente le aporten valor al usuario. 

3. Ideación

Dentro de la metodología Design Thinking, la etapa de Ideación tiene como objetivo generar múltiples opciones y soluciones a los problemas que ya definiste en la etapa anterior.

Se trata de crear una tormenta de ideas que actúen como soluciones factibles a las necesidades de tus usuarios. 

En esta etapa, puedes incorporar juegos creativos y dinámicas de brainstorming con tus colaboradores para construir una idea innovadora desde la participación y el trabajo en equipo.  

Enfócate en generar la mayor cantidad de ideas con la mayor ayuda posible, ya que mientras más opciones tengas, más oportunidades tienes de hallar un buen resultado. 

Finalmente, la etapa de ideación debe termina con la selección de ideas concretas que puedan ser prototipadas. Estas ideas deben pasar por un proceso de votación por parte de todo el equipo de Design Thinkers y su selección giran en torno a los siguientes criterios:

  • Factibilidad técnica
  • Utilidad y valor para los usuarios
  • Viabilidad económica 

Lee también: Reglas para hacer brainstorming en el departamento de marketing

4. Prototipado

En la etapa de prototipado el objetivo es representar esa idea que, conjunto a tu equipo, escogiste como la mejor para tus usuarios o clientes.

Un prototipo es un primer ejemplar de un producto y/o servicio que quieres sacar al mercado. Por lo tanto, se trata de una primera aproximación visual de lo que se quiere realmente, en el que se manifiesta que se quiere mejorar o refinar antes de llegar al resultado final. 

Este prototipo puede ser un dibujo, una ilustración, un diseño en 3D, una maqueta, entre otros, es decir, algo que pueda hacer más visible y palpable la idea.

5. Testeo

Por último, en la etapa de testeo se estudia cómo interactúan los usuarios con el producto y/o servicio ideado, es decir, se prueba el prototipo creado conociendo la percepción de los usuarios implicados en la solución que se está desarrollado.

Esta fase es crucial, puesto a que te ayuda a:

  • Identificar fallas en la aplicación del Design Thinking.
  • Problemas en la experiencia de usuarios.
  • Identificar nuevas ideas para la mejora del producto o servicio a ofrecer.

Por eso se dice que la metodología de Design Thinking no es lineal precisamente porque en esta etapa puedes darte cuenta de los elementos que se necesitan cambiar, y esto te obligará a retroceder y ejecutar nuevamente algunas acciones de las etapas anteriores. 

En este sentido, el testeo te puede abrir puertas para profundizar más en la primera etapa la cual es empatía, redefinir el problema identificado, buscar otras soluciones en la fase de ideación, e incluso, retomar prototipos que se quedaron en el camino. 

Implementar un buen Design Thinking consiste en un ir y venir entre sus etapas para así materializar una idea emprendedora exitosa

En conclusión, para implementar el Design Thinking en tu empresa debes:

  • Identificar un problema y empatizar con tus clientes.
  • Explorar diversas soluciones u oportunidades.
  • Diseñar un producto o proyecto que pueda solucionar el problema detectado.
  • Testear la efectividad del producto creado para evaluar si está listo para lanzarse al mercado.

Si te gustó este artículo web y fue de gran utilidad, compártelo con tus otros amigos o colegas emprendedores. 

About author

Author
K. Rosgaby Medina