7 errores que debes evitar durante las evaluaciones de desempeño

7-errores-que-debes-evita-durante-las-evaluaciones-de-desempeño

Las buenas evaluaciones de desempeño impulsan los logros, aumentan la productividad y mejoran la moral. Esto es para el beneficio de todos: cuando los empleados logran alguna meta, también lo hace la empresa, todos son recompensados ​​(no solo financieramente), las habilidades y las carreras pueden prosperar, y la retroalimentación oportuna puede ayudar a identificar y manejar cualquier problema antes de que se intensifique.

En este artículo recopilamos 7 errores que debes evitar durante las evaluaciones de desempeño para que los conozcas y no los cometas al configurar el proceso de evaluación en tu empresa.

 

 

7-errores-que-debes-evita-durante-las-evaluaciones-de-desempeño

 

 

1. Usar solo un ciclo de evaluación anual

 

Problema

 

Muchos equipos solo tienen una evaluación anual (especialmente los que tienen enfoques de gestión anticuados). En el mundo moderno que cambia rápidamente, no es suficiente. La memoria tiende a desvanecerse y es posible que no recordemos muchas ideas valiosas en un año, tendemos a tener el sesgo de actualidad y recordar solo los últimos eventos. Además, los malos hábitos tienen tiempo para formarse durante el año si no se corrigen a tiempo. Posponer la evaluación es terrible tanto para la persona como para la empresa.

 

Solución

 

La solución obvia es hacer que el proceso de evaluación de desempeño sea más frecuente: al menos dos veces al año.

También deben complementarse con conversaciones de retroalimentación frecuentes y continuas. Una buena práctica es tener reuniones periódicas y fomentar la retroalimentación entre pares en el momento. 

 

2. Centrarse solo en la evaluación del desempeño

 

Problema

 

Cuando el proceso de revisión está solo vinculado con la evaluación del desempeño, es más probable que los participantes oculten los problemas y destaquen solo los logros. También pueden tratar las revisiones solo como una burocracia necesaria para obtener la promoción. Y no como fuente de información valiosa para crecer y desempeñarse mejor en el equipo. 

 

Solución

 

Debes establecer procesos separados que comuniquen claramente los objetivos: qué revisión se centra en el crecimiento (generalmente revisiones de 360 ​​grados) y cuál, en la evaluación del desempeño y la compensación. Al separar la conversación, creas un espacio seguro para que los miembros de tu equipo sean honestos, innoven, asuman riesgos inteligentes y, por lo tanto, aporten valor comercial a la empresa.

 

3. Evitar la retroalimentación crítica

 

Problema

 

Los humanos tendemos a evitar conversaciones difíciles y comentarios críticos. Especialmente cuando está conectado con algunos rasgos de personalidad, como ser demasiado agresivo o demasiado suave. Como resultado, no todos los miembros del equipo reciben la retroalimentación y revisión que merecen, por lo que pierden oportunidades de crecer y mejorar.

 

Solución

 

Crea un espacio seguro para que tu equipo comparta comentarios críticos honestos. Es más fácil decirlo que hacerlo, y seguro que no sucede de la noche a la mañana después de una sola evaluación, pero siempre valdrá la pena crear una oportunidad de diálogo que puede ser en grupo o si es una crítica compleja en reuniones uno a uno.

 

4. Enfocarte solo en las debilidades

 

Problema

 

A menudo, los equipos se enfocan en las debilidades en lugar de las fortalezas cuando dan retroalimentación o evalúan el desempeño. Un concepto popular sobre el crecimiento es que debes corregir errores y superar debilidades.

 

Solución

 

Es igualmente (si no más) esencial multiplicar y maximizar las fortalezas de los miembros de tu equipo. Puede aportar aún más valor para la organización si aprovechas las fortalezas. Al realizar evaluaciones, pide a los participantes que identifiquen tanto las fortalezas como las debilidades.

Asegúrate de comprender los puntos fuertes de tu equipo y maximizarlos.

 

5. Usar el mismo enfoque de evaluación para todos

 

Problema

 

Diferentes equipos tienen diferentes cadencias en el trabajo. El proceso que conviene a un equipo no necesariamente conviene a otro por la diferencia entre los tiempos, los flujos de trabajo o los productos a entregar.

 

Solución

 

La clave para las evaluaciones de desempeño efectivas es diseñar procesos que funcionen mejor para tus empleados, no el que sea más conveniente para recursos humanos o la alta dirección.

Trabaja en estrecha colaboración con tu equipo y los líderes del equipo para comprender sus necesidades y así poder construir un proceso de evaluación que les ayude a lograr sus objetivos e integrarlos en su flujo de trabajo.

 

6. No hacer seguimiento

 

Problema

 

Dado que las evaluaciones a menudo se centran en el crecimiento personal, no se requiere un seguimiento de los resultados y las acciones posteriores. Especialmente teniendo en cuenta que la mayoría de los empleados están ocupados o se olvidan de implementar las sugerencias de la evaluación. Así, todo el proceso trae poco o ningún valor para el equipo. Es por eso que el 82% de las evaluaciones de desempeño de los informes no valieron la pena (según Deloitte).

 

Solución

 

La solución es asignar una persona responsable (RRHH, gerente directo o especialista en Aprendizaje y Desarrollo) para hacer un seguimiento de los resultados de la evaluación y los pasos para mejorar. El equipo debe recordar que el impacto de las revisiones se encuentra dentro del proceso y que es su responsabilidad dar los siguientes pasos.

Una excelente manera de integrar el seguimiento de los resultados de la revisión es conversaciones uno a uno. Un ritmo regular de estas conversaciones asegura que los miembros del equipo no se olviden de los elementos de retroalimentación.

 

7. Ser autorreferencial

 

Problema

 

Si hablas constantemente sobre cómo harías algo al dar retroalimentación negativa, podrías correr el riesgo de que el empleado se sienta resentido, eso nunca ayuda a fortalecer el compromiso del empleado.

Adicionalmente, es posible que no aprendan lo que deben hacer para corregir sus errores y mejorar su comportamiento. También podrías estar cometiendo el error de aburrirlos con detalles innecesarios de tu propio éxito, lo que probablemente no tenga nada que ver con su mejora.

 

Solución

 

Sé consciente de tus palabras y concéntrate en darles pistas sobre su propia mejora y, si corresponde, incluye algunos elementos de tu historia en la evaluación.

 

Conclusión

 

Ninguna empresa es perfecta. Incluso las mejores empresas del mundo cometen algunos de estos 7 errores que debes evitar durante las evaluaciones de desempeño. Pero cuanto más consciente seas de los peligros potenciales, más posibilidades tendrás de hacerlo bien. Después de todo, el objetivo no es solo una recopilación fluida de datos. Se trata de garantizar que cada empleado de tu equipo sea escuchado y cumpla un papel valioso para ayudar a tu empresa a prosperar.

About author

Author
Clay Alvino